El tiempo no perdona nada en esta vida,
dejando una huella en cada marca,
es tu piel la que guarda nuestra memoria
y la que recordará nuestro amor mañana.

No apagues las velas que iluminan la noche,
en la que todo vale, diciendo mi nombre,
buscando tus caricias, cuando todo se convierte
en el efímero momento, de un amor tan grande
.

En cada sentimiento existió un testigo
de la marca que dejó este tiempo,
de los besos que cubrieron mi cuerpo,
y del amor que en ti, nunca murió.

Anuncios